miércoles, 19 de agosto de 2009

DEFENSA DE TESIS

Para defender una tesis es importante siempre agregarle un toque personal, para ello la Introducción debe ser creativa, innovadora y diferente, esta introducción no es la misma que la del trabajo de grado, ya que éste sigue una estructura diferente de acuerdo a la Institución donde se realice la defensa. Se recomienda entonces una introducción (antes de iniciar la presentación) donde hables acerca de algo que te sucedió o que aprendiste durante la realización de tu trabajo, a esto se le llama dar testimonio y le agrega ese toque que necesita el participante para cautivar de entrada al jurado.

Durante la exposición es importante mantener una postura corporal erguida, pero con la cabeza inclinada un poco, de igual forma las manos deben mostrarse, debemos desplazarnos y mirar a todos los integrantes del jurado a la cara, sin olvidar mantener una sonrisa en el rostro aún cuando no se reciba la misma expresión de parte de ellos.

En el ciclo de preguntas y respuestas se recomienda: repreguntar de manera de estar seguros que entendimos la pregunta, si son varias, responder desde la más fácil hasta la más difícil, esto evitará que nos quedemos callados si no sabemos una de ellas y lo más seguro es que en el transcurso recuerde la respuesta final o no haya necesidad de responderla porque todo quedó claro.

Para concluir con la defensa, luego de realizar la conclusión final del trabajo y las recomendaciones, es importante cerrar con otro toque personal, como una cita de algún autor reconocido y que tenga relación con el tema tratado o invitándolos a desarrollar el proyecto mostrándole los beneficios futuros; pero recordando que al terminar de leer la cita o frase se debe cerrar con palabras propias para que recuerden quien fue el que finalizó.